ES
USD
Ayuda
Iniciar sesión

Atracciones en Cracovia

Entrada prioritaria
Entrega inmediata
Entrada en tu móvil

Actividades populares en Cracovia

Ciudades famosas en Polonia

Explora todos los destinos

Planifica tu visita a Cracovia

Idioma

Polaco

Moneda

Esloti (zł)

Prefijo

+48

Zona horaria

Horario Europeo Central de Verano (CEST)

Cuándo y por qué ir

Repleta de tesoros históricos, gente amable y, por supuesto, comida y cerveza súper barata, Cracovia es un lugar fantástico para un viaje corto. Desde las reliquias de la Segunda Guerra Mundial hasta sus infames Bares de Leche y, por supuesto, Auschwitz, explorarlo todo llevaría una eternidad. Pero sea cual sea el tiempo que pases en Cracovia, no podrás dejar de notar que una de las ciudades culturalmente más ricas de Europa ha resurgido de su oscuro y triste pasado como un ave fénix de las llamas y se ha convertido en una especie de sueño cosmopolita. La mejor época para visitar Cracovia es en otoño y en primavera, cuando las hordas de turistas han desaparecido y el clima es lo suficientemente agradable como para poder recorrerla con comodidad.

Una lección de historia en auschwitz

El sobrio monumento y museo de Auschwitz-Birkenau es una visita obligada cuando estás en Cracovia. No es precisamenta una actividad muy divertida, pero para ser una lección de historia de la vida real que te marcará para siempre, bien vale la pena. Los tours de ida y vuelta desde Cracovia incluyen un guía que te explicará la historia de este Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y cómo 1,5 millones de personas de toda Europa perecieron a manos de los nazis. Podrás ver exposiciones protegidas, documentos, 150 edificios y 300 ruinas y comprenderás por qué vale la pena ver un sitio como este con tus propios ojos, en lugar de tratar de absorber la terrible tragedia del Holocausto a través de un libro de historia.

Comida y bebidas

Una de las atracciones más destacadas de Cracovia es atiborrarse con la excelente cocina polaca por un precio tan barato que resulta casi frustrante. Prueba las pierogi (masas rellenas), deliciosas conchas de pasta rellenas de carne, especias y verduras. El Kotlet schabowy es un plato de cerdo empanado servido con puré de patatas y espolvoreado con eneldo. De hecho, la mayoría de los platos están cubiertos de eneldo, ¡así que acostúmbrate! Otro plato favorito son las tortitas de patata servidas con goulash de carne. La mayoría de los platos van muy bien con cerveza, y la revolución de esta bebida artesanal está en su pleno apogeo. Comienza con las cervezas locales Zywiec y Warka Jasne pełne y luego sigue con lo que te dicte tu borrachera. ¡Disfruta!

Qué hacer en Cracovia durante 3 días

La Rynek Glowny (Plaza mayor)

Rynek Glowny, la plaza del mercado de Cracovia, corazón palpitante del casco antiguo, ocupa una impresionante superficie de 4 hectáreas y es la más grande de toda Europa. Es también uno de los mejores lugares de la ciudad para ir a desayunar. Pide el desayuno polaco especial: un plato caliente de salchichas kielbasa, lonchas de jamón y queso crema. Luego podrás quemar las calorías con un paseo donde podrás admirar los impresionantes edificios pintados en tonos pastel, de color amarillo y melocotón. No te pierdas la oportunidad de hacerte un selfie frente a la Torre gótica del ayuntamiento que data del siglo XIII. Hay muchas plazas en Europa, pero esta es sin duda una de las más bellas.

Museo de la fábrica de Schindler

El industrial alemán Oskar Schindler era también un espía y un miembro del partido nazi. Compró una fábrica de esmalte en Cracovia antes de la invasión alemana. A medida que la guerra avanzaba y los campos de la muerte no dejaban de crecer, Schindler utilizó sus conexiones y su dinero para salvar la vida de más de 1200 judios que trabajaban para él. Su historia fue contada de forma memorable en la película "La lista de Schindler" ganadora de un Oscar. Hoy en día, esta fábrica se ha convertido en un museo que cuenta cómo se vivía en Cracovia durante la Segunda Guerra Mundial y, por supuesto, cómo se eliminaron sistémáticamente las comunidades judías. Es una parte dolorosa pero importante de cualquier viaje a Cracovia.

Come en un Bar Mleczny tradicional (Bar de leche)

Si deseas experimentar una verdadera cena cracoviana, tienes que visitar un Bar de leche. Estos sencillos bares de comida local han sido siempre los lugares donde se puede comer muy barato. Después de la Segunda Guerra Mundial aparecieron muchos más, como resultado del comunismo, subvencionados por el estado polaco. Prepara tus oídos para el rock de los 90, que siempre parece explotar desde un par de altavoces antiguos. Pero si no te importa escuchar "Livin' on a Prayer" mientras comes tus salchichas, te gustará. No encontrarás un sitio como este donde sirvan auténtica cocina polaca en ninguna otra parte. Sólo recuerda que los Bares de Leche no sirven alcohol, así que es un lugar para prepar el estómago ... como supuestamente debe hacer la leche verdadera.

Pasea por el barrio judío

Durante más de 500 años, Kazimierz (el barrio judío) fue el animado centro de la vida judía en Cracovia. Destruido en la guerra, cayó en el olvido y se convirtió en una de las zonas más insalubres de Cracovia. Gracias en parte a La lista de Schindler, de Spielberg, su suerte dio un giro positivo en los años 90. Ahora este barrio bohemio cuenta con algunos de los bares y restaurantes más modernos de Cracovia. Es un lugar perfecto para pasear y hacerse una idea de hasta qué punto la ciudad ha cambiado desde la Segunda Guerra Mundial. Si la visitas en verano durante el Festival de la Cultura Judía, prepárate para ver las calles de Kazimierz latiendo con música en vivo y mucha fiesta de la cultura judía contemporánea.