Ayuda

Atracciones en Budapest

  • Cancela tus tickets

    Obtén flexibilidad gracias a la opción de cancelación gratuita en todos los tickets

  • La plataforma de más confianza

    Hemos vendido más de 12 millones de entradas y tenemos una valoración de "Excelente" en TrustPilot

Las 5 mejores atracciones en Budapest

Széchenyi Spa
#1
Széchenyi Spa
Durante años, Budapest ha sido el centro de bienestar de Europa. Las casas de baño no han dejado de florecer en esta ciudad desde la época de los romanos y el estilo de vida se volvió más refinado luego de la conquista de los turcos. Un día de relax en este hermoso complejo te traslada en el tiempo entre columnas gigantes y piscinas relajantes, ¡y te sumerge en el baño medicinal más grande de Europa donde aliviar tus doloridos miembros!
Parlamento de Budapest
#2
Parlamento de Budapest
El centro del gobierno húngaro es considerado uno de los edificios parlamentarios más bonitos del mundo, con casi 18.000 m² llenos de majestuosidad sin precedentes repartidos por cuatro plantas magníficas.
Spa Gellért
#3
Spa Gellért
El spa Gellért es parte del famoso Art Nouveau Hotel Gellért sobre la orilla derecha del Danubio. Budapest fue premiada como la Ciudad Spaen 1934 y el Spa Gellért es ampliamente reconocido como uno de los más hermosos en Budapest, es una de las principales razones. Las tradiciones de este lugar te hacen volver al pasado, refiriéndonos a las aguas termales de este lugar fueron halladas a principio del siglo XIII.
Gran Sinagoga de Budapest
#4
Gran Sinagoga de Budapest
También conocida como la Sinagoga de la Calle Dohány, la Gran Sinagoga de Budapest se construyó en 1859. Está ubicada en Erzsébetváros, en el séptimo distrito de Budapest. La sinagoga está repleta de elementos arquitectónicos románticos y moriscos, y también alberga el Museo Judío Húngaro y la Sala Memorial del Holocausto. Esta magnífica sinagoga, con capacidad para 3.000 personas, es la mayor de Europa y la segunda más grande del mundo.
Danube Palace
#5
Danube Palace
El Danube Palace, construido entre 1883 y 1885, es un precioso edificio neobarroco ubicado en el centro de Budapest. Periódicamente alberga producciones teatrales y es, desde hace muchos años, un importante núcleo cultural de la ciudad. Solía conocerse como el Casino de Lipótváros, no porque la gente fuera ahí a apostar, sino por ser un club exclusivo para aristócratas. Todavía hoy, el restaurante en la primera planta está reservado para actos privados como recepciones para los diplomáticos que llegan a Budapest.
  • Ofertas imbatibles

    Disfruta más por menos con las ofertas exclusivas de Tiqets

  • Más formas de descubrir la cultura

    De museos a parques de atracciones: elige tu experiencia cultural favorita con Tiqets

Razones para visitar Budapest

Todo lo que puedes hacer en Budapest

Planifica tu visita a Budapest

Idioma

Húngaro

Moneda

Forinto (HUF)

Prefijo

+36

Zona horaria

Hora central europea (CET)

Cómo moverse por la ciudad

La mayor parte del centro de la ciudad y las áreas históricas resultan fácilmente accesibles a pie. Por ello, si buscas una forma fácil de moverte por la ciudad, tu mejor opción son un par de zapatos cómodos. Y, en caso de que lo necesites, el transporte público tiene una cobertura bastante buena. Solo recuerda que, con la excepción de los buses nocturnos, tienes que comprar los billetes antes de subir al transporte. Para ello, puedes dirigirte a las estaciones de metro, a las máquinas expendedoras que hay en algunas paradas de bus o a los quioscos. Los revisores suelen vestir de incógnito y, cuando menos te lo esperas, sacar sus brazaletes rojos o azules del bolsillo para pedirte el billete. Así que no olvides comprar tu billete, viajarás más tranquilo.

Un baño reparador

Si tenías la idea de visitar Budapest sin remojarte en sus magníficas aguas termales, aún estás a tiempo de enmendar tan grave error. Visitar la Perla del Danubio te brinda la oportunidad de darte un homenaje acuático a la par que participar en una tradición milenaria que forma parte de la cultura húngara desde los tiempos del César. El balneario Gellért destaca por su estilo modernista, sus azulejos esmaltados y sus columnatas romanas. Por su parte, los enormes Baños Széchenyi burbujean tras la fachada de un majestuoso palacio real de piedra amarillenta. Puedes elegir a ciegas con la certeza de que disfrutarás de las vacaciones más relajantes de tu vida.

El sabor de Hungría

Puede que el goulash sea el plato más famoso de los magiares, pero no es la única especialidad que encontrarás en uno de los destinos gastronómicos más refinados de Europa. De acuerdo: quizás los húngaros exageran un poco cuando dicen que las únicas tres gastronomías verdaderamente imprescindibles son la china, la francesa y la suya (algo que probablemente vas a oír en más de una ocasión por estos lares), pero tal afirmación revela un profundo respeto y amor por la cocina. Aquí encontrarás platos ricos y apasionados, postres dulces y esponjosos y un vino que tiene poco que envidiar al de otras capitales europeas. Los vinos negros y blancos de la zona tienen un bouquet floreciente y delicioso, mientras que el vino dulce Tokaj resulta fantástico para acompañar los postres.

Qué hacer en Budapest durante 3 días

Baños de belleza

Acércate a uno de los relajantes balnearios de Budapest y adéntrate en sus aguas ricas en minerales e historia. Pasea por el parque urbano que rodea los Baños Széchenyi, el mayor complejo de baños termales de Europa. Este edificio neobarroco fue construido en 1913 y cuenta con 18 piscinas y 10 saunas. El balneario Gellért, en el elegante Hotel Gellért de estilo modernista, dispone de 13 piscinas con agua a distintas temperaturas. Además, cuenta con máquinas de generación de olas, piscinas de agua fría, saunas, salas de vapor y duchas. Todos estos elementos están rodeados por una épica arquitectura romana. Sea cual sea el estilo de balneario que prefieras, no pierdas la oportunidad de sumergirte en una de las mejores experiencias que ofrece la capital húngara.

Basílica de San Esteban

La basílica de San Esteban es un edificio de estilo neoclásico dedicado al primer rey de Hungría, San Esteban, y todavía hoy alberga su mano derecha embalsamada, la llamada Szent Jobb (la Santa Diestra). Encantador, ¿no?. En 1906 se realizó la ceremonia de inauguración, a la que asistió el emperador Francisco José I de Austria. Se trata de la mayor iglesia de Hungría y puede cobijar hasta 8.500 feligreses o visitantes. Uno de sus rasgos más distintivos es la bella cúpula de 96 metros de altura, justo la misma que el palacio del Parlamento de Budapest. De hecho, la ley estipula que ningún edificio en Budapest puede superar esta cota. Desde la cima de la basílica, los visitantes pueden disfrutar de espectaculares vistas de la ciudad y observar el hormiguero de personas que toman café en las terrazas de la plaza de San Esteban.

Mercado Central de Budapest

El Központi Vásárcsarnok, como lo llaman los húngaros, está lleno hasta los topes de deliciosos manjares artesanales y es el lugar perfecto para comprar salchichas, carne, quesos, frutas y verduras. ¡Y, por supuesto, paprika! No es solo un centro neurálgico del Budapest moderno, sino también un lugar impregnado de historia. El techo de metal es el original (fue construido en 1897) y está ornamentado con azulejos decorativos de la célebre fábrica Zsolnay. En sus orígenes, los barcos navegaban directamente hasta el edificio a través de una dársena especial. En la actualidad, el Mercado Central de Budapest sigue siendo un mercado excepcional y una visita obligada, incluso si no piensas comprar nada. Por sus pasillos, es frecuente ver famosos y personalidades extranjeras. Y como extra, la segunda planta es el sitio perfecto para adquirir todo tipo de regalos y recuerdos.

Cruceros por el Danubio

El Danubio fluye a través del corazón de la ciudad, bañando y uniendo las orillas de las ciudades de Buda y Pest. Un crucero en barco por el río te permitirá apreciar la ciudad en todo su esplendor... no en vano la llaman la Perla del Danubio. A bordo, podrás regalarte la vista con atracciones únicas, como el Puente de las Cadenas, el balneario Gellért o la Ciudadela. Y, puesto que los cruceros normales pueden ser algo limitados en lo que a comodidad se refiere, te ofrecemos varias opciones, como un crucero con café, un crucero de cata de vinos, un crucero con cena y un crucero nocturno de fiesta. De hecho, no tienes por qué elegir solo uno: podrías encadenar varios y pasar un día memorable sin hacer más que deslizarte de un lado a otro de este célebre y celebrado curso fluvial.